Quiero cambiar mi vida: ¿Por dónde empiezo?

Cuando llegas a ese punto en tu vida, en que sientes que la estás desperdiciando, que no estás haciendo lo que quieres o simplemente que no sabes qué hacer y quieres un cambio en tu vida, es el momento de ponerse manos a la obra para revisar y descubrir de verdad qué quieres, qué esperas de tu vida para realizar los cambios necesarios en ella.

No sé qué hacer con mi vida.

Normalmente, la mayoría llegamos a ese punto. El punto de tocar fondo y decir, vale, ¿qué estoy haciendo? mi vida no me hace feliz, no me encuentro a gusto, esto no es lo que quería y mil cosas más que pasan por nuestra cabeza.

Lo importante es saber que hemos llegado a ese punto y que ahora, más hondo no vamos a caer, vamos a hacer lo que haga falta para salir a flote.

Coge un papel y un boli y vas a hacer una lista de las cosas de tu vida que SÍ que te gustan y quieres que se queden tal cual están. ¿Ya la tienes?

Pues ahora harás una lista con las cosas que NO te gustan de tu vida y que quieres cambiar para ser más feliz. ¿Ya?

El plan, si quieres cambiar tu vida.

Una vez tienes tus listas, yo lo que hice fue pensar en cada punto, si estaba en mi mano cambiarlo o era algo que tenía que aceptar que estaba así. Me pasó con un punto en concreto que dije bueno, este punto es así, no está en MI mano el cambio, así que mejor aceptar que es así y ya está, e intentar verlo mejor, de forma más positiva.

Con los que estaba en mi mano cambiar, hice una selección, marcando del 1 al X (los que fuesen) por importancia, los que iba a hacer primero. Como número 1 tenía comer sano, era mi principal prioridad, unido a dejar de picar entre horas o controlarlo lo máximo posible.

Entonces pensé, ¿qué puedo hacer para empezar a cambiar esto? podía empezar desayunando mejor, intentar no picar entre horas, o si lo hacía, picaba fruta. Hacer todas las comidas del día y para acabar, cenar sano todas las noches excepto algún día.

Fíjate que no me puse el objetivo que, a partir de mañana no como esto, o TODAS las cenas tienen que ser ligeras, NO. Porque ya de entrada estás prohibiéndote algo que desde hace muchos años, has hecho de una manera concreta. Lo que puedes conseguir haciendo esto, es saltarte la “dieta” o el plan que tienes de comer más sano en dos días.

La importancia del motivo.

Ya lo comenté a la hora de crear un hábito, en otro post y a la hora de comer más sano, por ejemplo (tú piensa en el objetivo que tienes tú), que el motivo es esencial tenerlo en mente siempre, ya que si quieres saltarte la dieta o el comer bien porque tu objetivo es adelgazar, vas a pensar en una pizza y vas a decir “pues me da igual, me la como”, en lugar de eso, si piensas que tu objetivo es estar más sana, comer mejor, tener unas digestiones menos pesadas, tu cuerpo va a querer comer bien ya de entrada y no vas a dejarte llevar tanto por la comida “basura”.

¿Qué de vez en cuando te apetece? Pues como a todos, lo que pasa es que después no te fustigas por haber comido pizza, dices hoy como pizza y mañana comeré más sano para compensar o iré un ratito más al gimnasio. ¡Y ya está!

Un objetivo en relación a la comida no tiene que ser algo impuesto, algo inamovible, ni mucho menos, tienes que ser feliz con esa decisión y si tú eres feliz comiendo lechuga de lunes a viernes y zampándote una pizza los sábados pues quién te va a decir que eso está mal, siempre que sea con cabeza y que de verdad seas consciente de lo que haces.

Planea como va a ser la rutina de tu nueva vida.

Ahora llega el momento de dejar el papel y pasar a la acción. Tenemos que meter esos nuevos objetivos en nuestro día a día. ¿Y cómo hacemos eso?

Pues según el objetivo que tengas, vas a crear una serie de rutinas semanales para realizar, por ejemplo,en mi caso te digo lo que hice yo cuando pensé eso de “quiero cambiar mi vida“:

  • Comer más sano: lo que hago es, cuando voy a la compra intento no comprar demasiados ultraprocesados, intento hacer recetas caseras como galletas o pan de espelta, incluyo mucha más fruta en mi dieta, he dejado de picar entre horas, excepto algunos momentos en que tengo mucha gula y como fruta y ceno mejor, más ligero.
  • Empezar a hacer deporte: Otro de mis objetivos para cambiar mi vida. Lo que yo quería y quiero conseguir es sentirme más fuerte, menos cansada, con más energía, fíjate que no es simplemente “quiero adelgazar”, no, es algo mucho más profundo. Quería que dejara de dolerme la espalda y sabía que si la fortalecía, dejaría de dolerme tanto. Empecé un par de días a la semana, ahora intento ir entre 3 y 4 días, depende de la semana y del trabajo, pero siempre lo tengo en mente y ya es un “venga, nos vestimos y vamos al gym”. Sin pensarlo demasiado, si piensas mucho es peor, te da pereza y no vas. Aprovecho para ponerme podcast, vídeos de youtube que aún no he podido ver o incluso series de Netflix, así se pasa el tiempo más rápido.
  • Quererme más y pensar que puedo hacer lo que quiera con mi vida, estudiar o trabajar como quiera. Ese era mi tercer objetivo grande. Valorar lo que sé, lo que hago y lo que puedo aportar, saber que puedo aportar mucho a los demás porque todos sabemos cosas que otros no saben y pueden vernos como un referente.

Al principio costará pero ya verás que cambio de vida

Al principio cuesta ser consciente de hacer todos estos cambios, pero créeme que no es para tanto.

Por ejemplo yo simplemente me preocupaba de lo que tenía que comprar cuando iba a hacer la compra, no comprar cosas que no quisiera tener en casa porque sabía que me las comía (ahora ya puedo tener de todo que no pasa nada), buscar recetas sanas en Pinterest para coger ideas a la hora de cocinar, los ratos en que sé que no tengo que comer, me entretengo haciendo cosas para que se me pasar más rápido, etc…

Y con el deporte igual, tampoco me marco lunes, miércoles y viernes gimnasio, no, lo que hago es menos drástico.

Cuando llega mi novio a casa y hemos comido y ha pasado un rato, pues decimos ¿vamos al gimnasio un rato? y quizá estamos una hora y media y cuando volvemos, nos duchamos y nos vamos a tomar algo por ahí o a dar una vuelta.

Hay tiempo para todo si te lo organizas bien, además es como un “premio” el pensar que si voy ese rato al gimnasio, después me iré a dar una vuelta por ahí.

Vídeos que te recomiendo ver si quieres empezar a cambiar tu vida, porque te inspirarán:

¡Y ya está! Piensa que simplemente, tienes que ponerle ganas y entusiasmo. Si no es tu momento no te preocupes, disfruta y cuando estés preparada, empieza con la vida saludable y a cambiar un poquito tu día a día, verás que bien que sienta! Yo ahora hago hasta yoga 🙂

Y recuerda, si no puedes hacerlo sola o quieres que alguien te acompañe en el proceso o a poner las cartas sobre la mesa, déjame ayudarte, estoy aquí para cualquier cosa 🙂

¡Un besote!

¡Si te ha resultado útil, me ayudarás mucho si lo compartes!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Yolanda Romero

Yolanda Romero

Coach de cambios de vida y crisis existenciales

¡Hola! Soy Yolanda y mi MISIÓN es acompañarte paso a paso en tu proceso de cambio personal y profesional, y a que veas tu sufrimiento actual como la oportunidad que esperabas para cambiar y vivir conectada contigo misma.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies